Las autoridades de SOEME finalizaron hoy la negociación con el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, consiguiendo una nueva mejora salarial para los empleados públicos provinciales. En esta oportunidad, la mejora lograda por la intervención consiste en traspasar setecientos pesos ($ 700.-) al sueldo básico de la suma fija de $ 4000 prevista por el decreto 120/20, lo cual representa un incremento del 12,7% en el básico.
Asimismo, se incrementa el salario básico en cincuenta pesos adicionales ($ 50.-) provenientes del presentismo, con el objetivo de continuar absorbiendo bonificaciones, todo lo cual lógicamente impacta sobre los distintos rubros vinculados. Además, se acordó aumentar un uno por ciento (1%) adicional al salario básico.
Por otra parte, con la firme convicción de establecer un piso salarial se continuará abonando durante los meses de diciembre y enero el bono extraordinario, que fuera establecido solo para el mes de noviembre 2020. No obstante, se planteó la necesidad que dicha bonificación sea incorporada definitivamente como suma salarial fija mensual.
De esta manera, el salario mínimo de un auxiliar ingresante quedará con un aumento de 41,2% por ciento respecto de diciembre de 2019, más los dos mil pesos ($ 2000.-) de bonificación extraordinaria, elevándose el incremento de bolsillo en aproximadamente un cincuenta por ciento (50%).
Cabe destacar que varias licencias que actualmente afectan la liquidación del rubro presentismo no serán en lo sucesivo computadas como ausencias, lo cual importa un beneficio para los trabajadores que gocen de las mismas manteniendo indemne dicho rubro salarial.
Adicionalmente, ante la petición expresa del SOEME, la Provincia se comprometió a avanzar en las mesas técnicas sectoriales.